sábado, 30 de marzo de 2013

"Los capullos no regalan flores"

Los capullos no regalan flores. Moderna de Pueblo //María García Aguado
Los capullos no regalan flores. Moderna de Pueblo //María García Aguado

Por fin tengo en mis manos el nuevo libro de Raquel Córcoles, Los capullos no regalan flores, la continuación de Soy de pueblo, manual para sobrevivir en la ciudad. Esta vez Moderna de Pueblo se ve envuelta en la espiral de eso que califica como "capullos que suelen echarte flores pero nunca te las regalan".  Nos lo cuenta en hilarantes ilustraciones llenas del mejor humor, el que se ríe de uno mismo.

"Soy de Pueblo" y "Los capullos no regalan flores", los dos libros de Raque Córcoles //María García Aguado
"Soy de Pueblo" y "Los capullos no regalan flores", los dos libros de Raque Córcoles //María García Aguado


Para quienes aún no la conozcan, Moderna de Pueblo es un personaje que vive la historia de nuestra generación (aquellos nacidos alrededor de los 90), seas de pueblo o no. La historia de la generación moderna que quiere vivir en la ciudad, a ser posible el centro, ir a locales de moda, enamorarse 100 veces en el metro, curtirse en el mundo cultureta, vestir H&M, escuchar Devendra en Spotify, llevar cazadoras perfecto, pitillo, Ray-ban, cruces, calzas y  leopardo, ¡perdon!, animal print. Pero que tiene un pasado con Onda Vaselina, la Superpop y las Converse lavadas, y un presente en el que ocultamos en la sesión privada de Spotify a Rihanna, vemos comedia romántica comercial y nos movemos por locales casposos cuando el bolsillo aprieta. En este segundo libro va más allá, tras el romanticismo del pueblo, la ciudad exije modernizarse en lo que a relaciones se refiere, y este es el leitmotiv de Los capullos no regalan flores. 

A colación de este libro no  he perdido la ocasión de hacerle una entrevista sobre postureo y otros vicios de la vida moderna.

-           Moderna de Pueblo surgió al presentar a un concurso tu avatar pero, ¿cómo surge la idea de ilustrar el mundo del moderno?

A  raíz del nombre de “Moderna” y de vivir en Malasaña y ver a muchos modernos... El día a día allí daba para muchas viñetas.

-            ¿Hasta qué punto es autobiográfico?

El cómic de “Los Capullos No Regalan Flores” es bastante autobiográfico, de hecho la editorial me animó a que lo fuera. Pero obviamente hay mucha ficción para que la trama sea más interesante y he juntado experiencias que les han pasado a mis amigas o que creo que nos podría pasar a cualquiera de nuestra generación.

-            Tienen muchas viñetas pero si pudieses elegir una en especial, ¿cuál sería? ¿por qué?

La de las camisetas y las rayas. Es de las primeras que se me ocurrió, de las primeras en que las hablaba de la moda moderna y la que me ayudó a tener más seguidores cuando en la página de Facebook apenas llegaba a 100!
Ilustración Camisetas a rayas de Raquel Córcoles // http://modernadepueblo.com
Ilustración Camisetas a rayas de Raquel Córcoles // http://modernadepueblo.com

-            ¿En qué medida lo que ilustras es una (auto)crítica?

Creo que más que autocrítica es auto-parodia, reírme de mí misma para que demás también se den cuenta de que no hay que tomarse las cosas tan en serio...

-            El primer libro ha sido todo un éxito y te habrá llevado a eventos como los que cuentas en tus viñetas...fiestas de moda, encuentros bloggers... ¿qué piensas de ese mundo (ego)blogger

El egoblogger me fascina en el sentido de que no logro comprender cómo alguien puede sentirse tan cómodo haciendo esas tonterías, y me sorprendo de que las marcas se peguen para ficharlas en sus campañas en lugar de contratar a gente que está currando, que no son niños de papá, y que tiene talento... Pero a la vez sigo a muchas egobloggers, así que en parte contribuyo a que eso continúe igual...

-            Pasemos a conocer exactamente lo que es un moderno: un disco, una película, un libro y una prenda del moderno.

Disco de M83, una película de Godard, un libro de Bukowski y una camiseta de Joy Division.

-            ¿Crees que el moderno existe o es más bien un prototipo al que se imita? ¿Es postureo o es real?

El postureo existe, pero no es real, si no, no sería postureo. Pero es algo universal. Incluso las ancianas de mi pueblo lo practican. Se ponen todas las joyas para ir a misa y “aparentar”, eso es postureo también...

-            En los Twitter Awards 2012 dices "lo principal es no tener miedo", ¿tú lo tuviste antes de lanzarte a publicar en las redes? Viendo facebook, tuviste una muy buena acogida y el cierre de Megaupload supuso un boom en tu publicación ¿es así?

Sí. No sé si miedo o vergüenza... Una mezcla de las dos... Cuando les pedí a mis contactos de Facebook que se hicieran fans de una personaja llamada “Moderna De Pueblo” que se parecía sospechosamente a mí, tuve miedo de acabar haciendo el ridículo y que encima no sirviera para nada... Pero sí que sirvió, por eso animo a todo al mundo a que se atreva. 

Ilustración "R.I.P." de Raquel Córcoles // http://modernadepueblo.com
Ilustración "R.I.P." de Raquel Córcoles // http://modernadepueblo.com

-       ¿Cuál es la crítica más dura que te han hecho?

Las de los lectores de El Jueves. Cuando publicaba ahí recibí bastantes malas críticas. El otro día me puse a buscar comentarios sobre mi cómic en el apartado “En familia” y la palabra que más se repetía era “truño”, así que con eso te lo digo todo... La verdad es que las críticas me afectan bastante, pero me esfuerzo para que mi estado de ánimo no dependa de ellas.

-       ¿Un consejo para nosotros (periodistas, creativos...)con el futuro tan negro que nos pintan? y ¿un consejo para perder miedo a las críticas y lanzarnos a publicar?

Ábrete un blog ya, ¡¡es gratis!! Si no sabes que hacer, empieza a imitar a los que más te gusten hasta encontrar tu propio estilo! (Yo lo hice con Juanjo Sáez...)

-       Y sobre el segundo libro, ¿nos cuentas algo?

Ya ha salido! Aquí os dejo el vídeo promocional (pero como dicen los culturetas... “¡El libro es mejor!”)

video
 



miércoles, 27 de marzo de 2013

Desgracias a la palestra.

Asisto asombrada, en varias raciones de zapping, a una muestra de los más variopintos programas de desgracias ajenas. Niñas embarazadas (Embarazada a los 16), embargos monumentales (Embargos a lo bestia), adicciones a todo tipo de elementos (Mi extraña adicción), "complejos" de sobrepeso preuniversitario (Ya no estoy gordo)...Y así toda una retahíla de desastres aireados a los cuatro vientos, la privacidad más absoluta expuesta al mundo.

Pero para mi sorpresa, se podía llegar más lejos. Una noche de insomnio em encontraba pasando de canal en canal distraída cuando, de pronto, veo en las generosas pulgadas de mi televisor a una mujer, y disculpad la grosería, mostrando sus partes invadidas por una infección que no nombraré (os pedí disculpas de antemano). Y como la curiosidad humana es más bien oscura, me quedé viéndolo un rato, a esa mujer le siguieron otros tantos con afecciones vellosas por todo el cuerpo, bultos en lugares donde no hay que tener bultos, infecciones cutáneas, exceso de piel... Este programa, Cuerpos embarazosos, mostraba imágenes cien por cien explícitas de la atención médica completa recibida.

El caso es que esto me lleva a preguntarme, ¿dónde va a llegar el mundo de la "telerrealidad"? ¿queda algo más por exponer en la televisión? No seré yo la que critique los reality shows pero, ¿hasta qué punto la privacidad puede ser tan pública? Alguien me responderá, "que cada uno exhiba lo que quiera". Pero, ¿no sería deseable algo de sentido común en la televisión? Hemos pasado del cotilleo a la telerrealidad tipo "Gran Hermano", de aquí a cantar, sobrevivir, bailar y elegir pareja en un programa (o en una granja), a mostrar embarazos, adicciones, problemas económicos y ¡la consulta (completa) a un médico!. No se si a la TDT se le ha ido de las manos tanto canal y rellenan la parrilla como "buenamente" pueden o si la sed de historias (morbosas) ajenas nublan nuestro juicio hasta este punto.

George Orwell planeaba en "1984" de forma ficticia una sociedad gobernada por un dictador que puede verlo todo, hasta la más absoluta intimidad. Pues hemos cambiado las tornas, somos ese Gran Hermano que todo lo quiere ver y ese parece ser nuestro radio de actuación como "audiencia soberana".


Cartel del Gran Hermano de George Orwell (1984) / 20minutos.es
Cartel del Gran Hermano de George Orwell (1984) / 20minutos.es


martes, 26 de marzo de 2013

Meryland...

Así me bautizó una amiga, una hermana, una artista. Su entusiasmo contagioso me dio ese último y definitivo empujón para plasmar mi ilusión, y fue su consejo, "Choose your fate", en forma de ilustración y su alegría lo que me ha llevado a crear Meryland. 
Choose your fate / Coco Dávez
Choose your fate- by Coco Dávez, http://www.cocodavez.com/

Este blog busca ser un espacio para los amantes de la moda, los culturetas, los televisivos, para las fotografías que me transportan y para las personas que me inspiran, un poso de información y de relatos escritos en una servilleta.